lunes, 1 de noviembre de 2010

Yehuda Halevy, sionista religioso

(Publicado en este blog el 14 de abril de 2009.)
El gran poeta judío español, Yehuda Halevi (1075-1141), un lírico de vuelo, una de las figuras más brillantes de la denominada Edad de oro española.
El "príncipe de los poetas hebreos", nació en Tudela o en Toledo.
Menéndez y Pelayo, en sus "Estudios de crítica literaria", precisa: "El primer poeta castellano de nombre conocido (¿quién lo diría?) es probablemente el excelso poeta hebreo Yehuda Halevi, de quien consta que versificó no sólo en su lengua, sino en árabe y en la lengua vulgar de los cristianos. Yo no he visto hasta la fecha composición suya entera en verso castellano, porque su copioso "Diwan" nunca ha sido enteramente publicado, pero en los extractos y traducciones parciales que de él se han hecho no es raro encontrar palabras y aun versos enteros castellanos extrañamente mezclados con el texto hebreo. Todo induce a creer que en los orígenes más remotos de la poesía castellana han influido los hebreos".
Su "Kuzari" ha sido considerado por Charles Mopsik uno de los primeros acercamientos en la historia de la preocupación filosófica en el judaísmo medioeval. "La preocupación filosófica de Yehuda Halevi consistía en re-evaluar el carácter universal de la singularidad de Israel en medio de las naciones. Trataba de mostrar la armonía del judaísmo con la razón, frente al cristianismo, al Islam, al paganismo y a la filosofía pura."
Y el Zohar bebió de sus escritos, junto a otros, como los cabalísticos en sí o los de Maimónides.
Las luchas entre cristianos y moros en la España de entonces eran particularmente sangrientas. Se hizo eco en su poesía de ello, llama a los moros "filisteos" ( o sea, palestinos, "filistinos"), y a los cristianos, "edomitas". "Los filisteos se unen, los edomitas golpean/sobre los caballos, sobre los carros/ y nosotros, nosotros llevamos Tu Nombre como una fortaleza poderosa".
El creciente empuje de los reinos cristianos y la decadencia del Islam fue para Halevi, como para otros, un signo de la llegada del Mesías.
Sus más de trescientas poesías litúrgicas, se incorporaron en buena parte al devocionario judío, hasta hoy en día.
"Cuando Dios creó el alma de Halevi, quedó tan arrebatado de su belleza exquisita que no pudo refrenarse y la besó", escribió Heinrich Heine.
Pero fue también un poeta profano.
En "La pluma del escritor":

Cómo es fina, delgada y lisa,
y muda, y cuando habla con fuerza
mata a los hombres en silencio
y vacía por su boca la sangre de los ídolos.

En "Es el espejo":

Un objeto que contiene sin límite
Es tan pequeño que tú lo tomas en tu mano
Y no puedes tener todo lo que contiene
a menos que lo mires ojo contra ojo

Un día, con al menos 65 años, decide que no puede morirse sin conocer Jerusalem. Más aún, que el destino de Israel se encuentra sólo en su tierra. Fue un sionista religioso de un calibre excepcional. Un pueblo, una tierra. Entonces compone sus más hermosos poemas "siónidas", en referencia a Sión.
Liquida sus negocios, y parte a Israel (en la época de la primera cruzada), sin su mujer y sus hijos. Su viaje a través de España, antes de embarcarse, es una marcha triunfal. Los jefes de la comunidad judía, en las ciudades por las que pasaba, le ofrecían sus muestras de gran admiración. No estaba solo, lo acompañaban otros judíos españoles, que compartían su entusiasmo sionista.
Se detiene en Egipto, en El Cairo y en Alejandría. Los judíos egipcios pretenden que permanezca con ellos. Escribió varios poemas en su "período egipcio". (Halevi pensaba, se diría, sólo en verso.) Uno, "Elogio a Egipto", "respuesta a alguien que le reprochaba que hubiese ido a Egipto cuando su objetivo era llegar a Eretz Israel":

¡Elogio a Egipto más que a otro país!
¡Aquí! La palabra de Elohim fue un elogio,
Aquí fue plantada una viña elegida,
con uvas tan preciosas

(...)

Aquí descendió la gloria de Elohim
rodeada de una columna de fuego, de humo y de brumas.

(...)

Aquí se cumplió el sacrifico a Adonai
y fue vertida la sangre de la Alianza ...

¿Llegó Yehuda, el sefardí, a Jerusalem?

De una parte, se estima que no, que como Moisés murió (Halevi, habría muerto en Alejandría) antes de arribar a la Tierra prometida.

Pero otra tradición estima que sí, incluso que llegó cuando estaban desembarcando los cruzados, "en sus navíos de velas blancas". "Yehuda Halevi, contempla, asombrado, el nacimiento de los primeros escudos; los grifos, ciervos alados, leones, unicornios, sirenas y blancos cisnes, esmaltados sobre el metal reluciente de los escudos cuadrados o en forma de corazón". (Es el gran nacimiento de la nobleza europea, como saben.)

Va a rezar al Muro de las lamentaciones. Entonces, un árabe musulmán lo asesinó.

En un largo poema en honor de Halevi, Heine cuenta:

Él estaba ahí, cantando,
como un profeta de antaño...
pero un caballero sarraceno
pasaba por ese camino
brandiendo su lanza brillante
la hundió en el pecho
del pobre viejo que cantaba

Los dejo con este verso de uno de sus poemas de amor:

¡Oh, amada!, a través de tu carne palparé tus huesos
para reconocerte en el día de la Resurrección.

Será sombrío, pero lo encuentro bellísimo, insondable. Ah, el "polvo enamorado" de Quevedo...


(Nota: los poemas provienen de "Le Diwan", de Yehuda Halevi, traducción y presentación de Yaacov Arroche y Joseph G. Valensi, Éditions de l' éclat, Montpellier, 1988. Es una edición bilingüe, en hebreo y en francés, que remite a Brody. La versión en español, desde el francés, es mía.)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El primer poeta castellano de nombre conocido (¿quién lo diría?) es probablemente el excelso poeta hebreo Yehuda Halevi, de quien consta que versificó no sólo en su lengua, sino en árabe

Y posteriormente “El poeta castellano que nació en Tudela Y no (Toledo) lugar en el que con toda seguridad residió por largo tiempo y de ahí la confusión de lugar de nacimiento...

¿Todo induce a creer que en los orígenes más remotos de la poesía castellana han influido los hebreos"?

¿???????

Bueno, nuestra querida Isis parece querer documentarse en nuestro eximio Menéndez y Pelayo cuya critica literaria e historiografía parece tan endeble como revisada y revisable...mas en fin. Que hasta la wikipedia nos podría acercar más a la realidad de los orígenes de la poesía castellana (o en castellano) que el reputado Don Marcelino. Y allí leeríamos que:


“Filósofo y médico judío español y, sobre todo, junto con Ibn Gabirol y Samuel ibn Nagrella, uno de los poetas judíos más excelsos de la literatura hispanohebrea, inventor del género sionida, expresión de amor por la Jerusalén lejana; su obra poética fue tanto religiosa como profana.1

“una colección de poemas profanos escritos en hebreo, en los que hace un canto a la amistad, el amor y la naturaleza”


Son famosas algunas de sus jarchas profanas escritas en el naciente romance, al final de las “ moaxajas”

¿Cómo que moaxajas?. Este término no parece tener nada de hispano judio pero parece ser que precedió o cuando menos coexistió con lo que luego serían los origenes de la épica castellana y el Mester de Clerecia. Poesía religiosa y paso siguiente que se cultivaba y trabajaba en Monasterios y por clérigos “castellanos” (aunque no de Castilla pero castellanos) por que ya no estaban en los reinos de Taifas de la época que comentamos...

Para mejor información uno puedo ampliarlo con la lectura de:


http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/6940/1/HM_09_02.pdf

MtC dijo...

Hola...oye, he andado buscando poemas de Yehuda Halevy, sabes de alguna pagina o un libro donde puedan venir???
Gracias :D